Mujer Ciclica

 

Andrea empieza a trabajar la experiencia del ciclo menstrual y el paralelismo con el ciclo lunar donde comienza los primeros conceptos del tiempo, la medida y el saber. El primer flujo de sangre siempre custodiará el ritmo femenino, del cual se origina la estructura y la variedad de la cultura humana. Es cuando surge la imagen de la luna como reflejo del ciclo femenino y se transforma en un símbolo de las energías creativas, el tiempo, la civilización y la vida.

 

Durante este ciclo Andrea descubre que la mujer alberga el misterio de la vida dentro de su cuerpo donde posee los poderes propios del universo: dar vida, sustentar y crear.

 

El ciclo lunar y sus fases constituyen poderosas energías de la feminidad y la sexualidad y es a través del cuerpo que se experimenta de forma intuitiva la conexión entre todas las formas de vida, la unión entre lo divino y la creación, el ciclo de la vida, la muerte y el renacimiento.

 

Regresa a las tradiciones ancestrales buscando comprender el ciclo femenino y como ahora la sociedad moderna carece de ella y le resulta difícil asimilarlo, así experimententando directamente a través de su cuerpo e invitando al hombre a conectarse a través de la mujer, queriendo romper barreras emocionales, sociales y de evolución.

 

Transmitiendo, a través de su obra, la importancia de reconectar con este ciclo lunar y con su propia feminidad. Te invita a aceptarte como mujer cíclica y a formar parte de los ritmos del universo. Ella acepta la condición y busca traer armonía a su vida, su cuerpo y su consiencia.

 

Así representa arquetipos de esta energías que experimenta la mujer durante su ciclo como un ritmo de cuatro etapas cada uno con un color trabajado con sangre extraída de la Grana Cochinilla ( la cual solo de utiliza la hembra) representando así la energía femenina.

 

Magenta : Representa el arquetipo de La virgen o doncella, la luna creciente, el fin del sangrado hasta el comienzo de la ovulación surgiendo las energías de enfoque y acción. Masculína. La primavera

 

El Rojo: arquetipo La Madre y la luna llena representan el periodo de la

ovulación y sus energías cuentan con la capacidad física y la fuerza para criar, sustentar y fortalecer; la creatividad interna de la madre surge para crear una nueva vida. Verano. Energía femenina.

 

Violeta : Luna fase menguante, pre menstruación, arquetipo La Hechicera que cuenta con el poder de la magia y del sexo como para crear o destruir. La creatividad, energía Femenina.

 

El Negro: La obscuridad, la ultima fase la Luna Nueva, arquetipo La Bruja, la fase de la menstruación, en donde se retiran las energías físicas del mundo terrenal para centrar la conciencia en el mundo espiritual. Energía femenina. El Ser. Invierno.

 

Las fases menguante y creciente representan los cambios y la nueva y la llena son periodos de equilibrio. Cada mes el cuerpo físico , energético  y emocional sufre una serie de cambios y es donde Andrea se sumerge y explora sus emociones, salud, sexualidad y creatividad, plasmando en sus piezas las diferentes energías del ciclo.