Tonantzin

la visón a través de su alma

Observando a Tonanzin ( La Tierra ), podemos encontrar a nuestra madre que busca darnos constantemente todo lo que necesitamos para vivir. Si observamos desde la corteza hasta el interior de su suelo, encontramos la armonía y la relación en sus formas y colores. Si aceptamos lo que nos ofrece con amor y respeto nos deja sumergirnos en su arte y nos comparte de su conocimiento para entender la vida regalándonos todos sus elementos para experimentar y crear una visión propia.

Obra inspirada en el planeta tierra en el macro y el micro cosmos, donde se desenvuelven las texturas y las formas orgánicas y a la vez el color que nos da la naturaleza al experimentar la vida.

Es donde todo cambia en su alrededor y observando el proceso de creación,  los materiales van reaccionando de diferente manera ya sea por el movimiento, la interacción, o hasta el clima. Todo influye en el resultado y es donde la artista permaneciendo abierto, instituyendo solo en el presente sin suponer lo que va a suceder, y es ahí donde aparece la creatividad  de un solo instante. Así sucede en la formación de las mismas zonas y geografías terrestres.

 Es en donde sus piezas empiezan a crear vida en un proceso de creación inspirado y creado en el instante,  transmitiéndonos y enseñándonos  que el presente es invaluable y trascendente;  y ahí la tierra nos revela y se manifiesta de muchas e infinitas maneras.

 Así,  conectándose a la naturaleza se encuentra la reflexión del interior como Ser y como humano. Trabajando es donde rinden las expresiones de sus pinturas, continua y repetidamente naturales,  de principio a fin y utilizando diferentes plantas, animales y minerales.